Quiénes Somos‎ > ‎Noticias‎ > ‎

Estado de Sitio en Alta Verapaz

publicado a la‎(s)‎ 19 dic. 2010 7:53 por Steve Luther   [ actualizado el 20 dic. 2010 8:59 ]
El Gobierno decreta estado de Sitio en Alta Verapaz para actuar contra el narcotráfico
El Gobierno guatemalteco decretó este domingo un estado de Sitio en el departamento de Alta Verapaz, para recuperar la gobernabilidad de esa ciudad copada por el narcotráfico, principalmente por los Zetas.
Según Ronaldo Robles, secretario de Comunicación de la Presidencia, la medida entra en vigencia desde este domingo.

El ministro de Gobernación, Carlos Menocal, confirmó la medida y explicó que estará vigente durante un mes a partir de hoy.

El decreto que da vida al estado de Sitio faculta al Gobierno para disolver organizaciones delictivas, ordenar la detención de sospechosos de alterar el orden público y conspirar contra el Estado. También otorga potestad para repeler por la fuerza las acciones del narcotráfico, que actúa fuera de la ley.

"Se busca llevar tranquilidad a la población y recuperar la confianza en el Estado", declaró Robles a Emisoras Unidas.

El funcionario informó que desde las primeras horas de hoy se llevan a cabo operativos y allanamientos contra las organizaciones criminales de esa ciudad del norte guatemalteco.
Entre tanto, Menocal indicó que el estado de Sitio permitirá generar los espacios para que el Estado guatemalteco pueda ejercer la persecución penal contra el crimen organizado y procurar que regrese la tranquilidad a Alta Verapaz.

El ministro hizo un llamado a la población de aquel departamento para que colabore con las autoridades para denunciar y señalar a personas o grupos que están relacionados con el crimen organizado y actividades fuera de la ley.

"Queremos que la población lo asuma con responsabilidad y confianza en el Estado. Hoy es cuando la población lo debe hacer", declaró.

El cartel de los Zetas se ha impuesto en Alta Verapaz como parte de su plan por asegurar la ruta de la droga por el norte de Honduras, Guatemala y México, hasta Estados Unidos.

La población vive intimidada por hombres que pasean con vehículos todo terreno, empuñan armas de grueso calibre, sin que las fuerzas de seguridad actúen en su contra.

Además, finqueros son amenazados para entregar tierras que sirvan a los narcos para sus actividades delictivas.

fotografía: Departamento de Promoción, TulaSalud.
¿Qué es un Estado de Sitio?

El Estado de Sitio forma parte de la Ley de Orden Público, aplicable a casos de invasión del territorio nacional, perturbación grave de la paz, de calamidad pública o de actividades contra la seguridad del Estado.

Durante el Estado de Sitio las autoridades militares podrán ordenar, sin necesidad de un mandamiento judicial o apremio, la detención o confinamiento de:

Toda persona sospechosa de conspirar contra el Gobierno, alterar el orden público o de ejecutar o propiciar acciones tendientes a ello. Así como de toda persona que atente contra la protección del Patrimonio Natural del país, pero también se da autoridad a las fuerzas de seguridad para repeler o reprimir los medios preventivos, defensivos u ofensivos que fuera contraria a las disposiciones dictadas para el restablecimiento de la normalidad del territorio.

  • Además con el Estado de Sitio son aplicables todas las medidas establecidas para los estados de prevención y alarma dentro de los cuales se establece:
  • Intervenir el funcionamiento de los servicios públicos y de las empresas privadas que los presten, para asegurar el mantenimiento de los mismos, exigir los servicios o el auxilio de particulares para los efectos de mantener el funcionamiento de los servicios de utilidad pública.
  • Negar la visa de pasaportes a extranjeros, domiciliados o no en el país, o disponer su concentración en determinados lugares o su expulsión del territorio nacional.
  • Cancelar o suspender las licencias extendidas para la portación de armas y dictar las medidas que fueren pertinentes para el control de las últimas.
  • Prohibir y suspender las reuniones, huelgas o paros, con disposiciones y medidas adecuadas al caso y a las circunstancias de la emergencia.
  • Limitar la celebración de reuniones al aire libre, las manifestaciones públicas u otros espectáculos y en su caso, impedir que se lleven a cabo, aún cuando fueren de carácter privado.
  • Disolver por la fuerza, sin necesidad de conminatoria alguna, cualquier grupo, reunión o manifestación pública en la que se hiciere uso de armas o se recurriere a actos de violencia, entre otros aspectos.